Entrevista a Lourdes P. Bouton en el Periódico

El Periódico de Catalunya

Entrevista a Lourdes Pérez Bouton, coach coactiva

Coaching y creatividad para una vida plena

Conectar con el potencial que tenemos en nuestro interior es el primer paso para alcanzar la vida que realmente queremos. Lourdes Perez Bouton, coach coactiva, nos habla de cómo el coaching nos permite alcanzar este objetivo y de las nuevas posibilidades que surgen al integrar la creatividad en los procesos de coaching.

-¿Por qué elegiste ser coach?
Leí en El Periódico un reportaje sobre coaching y sentí que era a lo que me quería dedicar: a ayudar a las personas a vivir la vida que sueñan. Enseguida me apunté a la escuela de coaching coactivo. En mi caso, el coaching me ha cambiado la vida y me ha permitido tener la que siempre he soñado, por lo que quiero ayudar a otras personas a conseguir lo mismo. Lo que hace el coaching es saber donde uno está y dónde quiere ir, ampliar y diseñar la realidad. Es más fácil de hacer que de explicar: ¿Quién tienes que ser para sentirte pleno en tu vida personal y en tu trabajo?
-¿Cómo ayudas a la gente?
Estoy centrada en coaching de familia, adolescentes, parejas  y adultos. Mi pasión es ayudar a las familias a construir relaciones basadas en la confianza, el respeto y el cariño. El mundo ha cambiando. La autoridad “a la antigua” ha quedado obsoleta. Hoy se lidera, no se ordena. En el entorno familiar “el haz esto porque yo lo digo”, deja paso a otra forma de autoridad construida a través de una buena comunicación que se sustenta en relaciones de calidad entre sus miembros.
Hago coaching a los adolescentes para ayudarles a saber cuáles son sus fortalezas, qué les hace felices y a qué se quieren dedicar. Cuando lo saben se suelen responsabilizar de su vida y estudian. También para orientar a las familias que necesitan recuperar la armonía y la alegría.
-¿En qué sentido conectar con nuestro potencial nos puede hacer más felices?
Dentro de nosotros conviven nuestro mejor y nuestro peor yo. Nuestras creencias limitantes, miedos y bloqueos dan vida a la peor versión de nosotros mismos. La conexión con nuestra esencia permite que emerja nuestro mejor yo, ese ser esencial, libre y poderoso que sabe lo que quiere. Se trata de conseguir conectar a la persona con su esencia, para que recupere su poder y tome las riendas de su vida.
 -Tu estilo personal de coaching se apoya en la creatividad. ¿Qué crees que aporta esto a tus clientes?
La creatividad nos lleva a crear otras realidades que son nuevas posibilidades y oportunidades, por lo que el coaching que hago es totalmente vivencial y experiencial. Cada vez estoy menos tiempo sentada con los clientes. Mi lema es “siento, luego existo”. Por eso, además de las herramientas de coaching coactivo, utilizo juegos, bancos de imágenes, música y técnicas teatrales para que la gente viva y experimente el momento en que está de su vida y vaya a lugares de sí mismo que desconoce.
 -Además de sesiones individuales y grupales de coaching realizas talleres de formación. ¿En que ámbitos?
En el entorno de familias, estoy especializada en el diseño e impartición de conferencias y talleres de formación dirigidos a adolescentes, y dar soporte a los padres en la forma de educar.
En el entorno de adultos diseño talleres experienciales dirigidos a personas interesadas en el crecimiento personal que tienen como objetivo conectar a la gente con todo su potencial y creatividad.

Lourdes Pérez Bouton coach co-activa

www.coachingbouton.com

www.coachingadolescentes.com

lourdesbouton@gmail.com

659 487 827

¿La autoridad ganada o impuesta?

Educar con autoridad a la antigua o impuesta ha quedado obsoleta. 

Vivimos en una época de gran desarrollo tecnológico. A través de la red podemos estar conectados y comunicarnos con personas de todas las partes del mundo de forma inmediata. Esto está produciendo inevitablemente cambios en la cultura, en la economía y en la educación. Las barreras de espacio y tiempo se han roto.

Lo importante ahora es no ser un jefe autoritario, sino ser un líder, saber motivar e inspirar a sus empleados.  Conseguir seguidores que se identifiquen con lo que él está aportando al mundo.

La autoridad “a la antigua”o impuesta ha quedado obsoleta. En realidad nunca ha funcionado ya que el ser humano necesita relacionarse desde el respeto y la confianza. Y, este modelo de autoridad, contradice todas las bases de una buena comunicación y del marketing actual.En el entorno familiar la forma de educar “a la antigua”, “el haz esto porque yo lo digo que soy tu padre/madre”, deja paso a otra forma de autoridad construida a través de una buena comunicación. La autoridad “a la antigua” viene de fuera, de unas normas impuestas o de un sentido del deber. No viene del interior de la persona. Con esa forma de educar estamos imponiendo nuestra voluntad sin ningún tipo de comunicación, ni empatía y corremos el riesgo de que nuestro hijo se rebele o se vuelva sumiso.Además le estamos tratando como un niño pequeño sin darle la posibilidad de comprender y expresar sus sentimientos. Y dando por supuesto que no es maduro para pensar por si mismo ni para asumir la responsabilidad propia de cada edad.

Afortunadamente esto está cambiando. Hoy en día lo que funciona es la comunicación. Construir las relaciones día a día a base de confianza, respeto y cariño. El padre líder que no impone, sino que motiva a través de una comunicación rica en matices. Es más importante liderar a nuestros hijos inspirándoles y motivándoles con una buena comunicación que corrigiendo, castigando o imponiendo.

Ni que decir tiene que los padres somos un referente para nuestros hijos, que aprenden todo de los adultos que les rodean. Se enseña más dando ejemplo que con palabras. Como líder de familia o padre/madre tenemos el compromiso de dar ejemplo a nuestro hijo en valores tan importantes como el respeto, la honestidad, la responsabilidad y la humildad. Nadie es más que nadie.

Además los padres tenemos que intentar no repetir patrones de conducta que han utilizado con nosotros si no son útiles para el desarrollo de nuestro hijo. Observar que aquello que exigimos a nuestro hijo, lo que le intentamos inculcar, va a desarrollar su creatividad, su inteligencia y su aprendizaje sobre la vida. No les podemos pasar la basura emocional a nuestros hijos.

Hemos de mirar el alma e invocar la grandeza, la belleza, lo que pueden llegar a ser.

Dicho esto, un adolescente que se sienta escuchado, comprendido, reconocido, respetado y querido desde su nacimiento, confiará en sus progenitores y no dudará en aceptar las responsabilidades propias de su edad ya que sentirá que es por su bien.

 

¿Eres la oveja negra de tu familia?

oveja negra

¿Te aceptas a ti mismo? ¡Enhorabuena, estás fuera de tu zona de confort! Sientes que no encajas con tu familia biológica, que eres la oveja negra de tu familia. La familia es una identidad, es un ser vivo y tiene  un complejo engranaje donde se cuecen las emociones de los miembros de la familia actuales y de generaciones anteriores. Hay una tendencia a repetir patrones de conductas que se traspasan de padres a hijos y  que todos los miembros deben ser parecidos. Si eres diferente de los de tu clan, te doy la enhorabuena. Estás totalmente fuera de tu zona de confort y aunque de ese modo las oportunidades se multiplican, corres el riesgo de ser rechazado por el clan. En realidad se está creando un nuevo destino. Hay que ser muy valiente para hacerlo, para romper con las presiones, fobias, prejuicios y demás del clan propio. Para poder ser independiente del clan y liberarnos de los posibles juicios en contra nosotros es fundamental que nos aceptemos a nosotros mismos. Cuando me acepto a mi mismo, dejo de sentir la necesidad de que los demás me acepten. Seguir buscando la aceptación en los demás es luchar contra una corriente  que nunca podremos dominar. Es buscar afuera algo que no tenemos en nuestro interior. Olvídate si los demás te quieren o no, si se enfadan contigo o si están contentos. Rechaza cualquier tipo de chantaje emocional y de culpa. Cuando me acepto a mi mismo se dejo de sentir la necesidad de que los demás me acepten. La aceptación de uno mismo también pasa por aceptar a los demás ya que son seres humanos como nosotros. Ser positivos y ver a las personas sin juzgar y entendiendo que todos estamos en un proceso de aprendizaje nos lleva a sentir amor, y este amor irradia de dentro a fuera y retorna aún con más energía. En las sesiones de Coaching frecuentemente me encuentro con personas creativas y llenas de recursos que culpan a su madre o a su padre de sus desgracias. Yo les pregunto ¿Quieres hacer Coaching o ser una víctima? Sea lo que fuere que pasara, es el momento de tomar las riendas de tu vida y diseñarla. Tu eres el protagonista y puedes decidir columpiarte en el victimismo o rehacerte y vivir la vida que quieres. Sólo tenemos una vida y hemos de ser valientes y vivirla en consonancia con nuestros valores y no con los de la familia que pueden no tener nada que ver con los nuestros. Ciertas personas sacrifican la energía permaneciendo al servicio de una familia que no le dan nada. Siguen dándolo todo sin entender porque no son aceptados. El problema como he dicho antes es la aceptación de uno mismo. Ámate, quiérete, mímate y cuando estés lleno de amor, automáticamente darás amor. A más te quieras más te querrán y a más te quieran más te querrás. Es un círculo mágico de amor y de plenitud. Cuando logres quererte a ti mismo, cuando logres aceptarte tal como eres, ese día, ya no buscarás el reconocimiento y la aceptación fuera de ti, porque ya lo tendrás dentro y dejaras de sentirte rechazado, y desde ese momento comenzarás a ser libre.

Controla lo que comes

comer

¿CÓMO CONTROLA LAS GANAS DE COMER CUNADO ESTAMOS TRISTES, NERVIOSOS O ABURRIDOS

Estoy triste, ayer fue el cumpleaños de mi madre y nos dolió mucho no compartirlo con mi padre que falleció en Enero.Voy al supermercado y al acabar de llenar el carro de la compra me dirijo a la panadería y hecho un vistazo al surtido de panes. Mi mirada se queda hipnotizada por un tierno y apetitoso bizcocho. Doy un suspiro y pienso, me lo comería entero, a grandes bocados, incluso atragantándome. Imagino como sería tenerlo en la boca, empiezo a salivar, parece tan tierno que seguro que se deshace en la boca. Es que me metería dentro del bizcocho y desaparecería por unas horas masticando y engullendo sin parar. Siento un gran impulso de comprarlo y comerlo. Me digo a mi misma, no Lourdes, no alimenta y engorda. Ya sé, se lo llevo a los niños y yo lo pruebo, y me digo a mi misma, a los niños tan poco les alimenta y debe de llevar mucha azúcar que no es sana para la salud. Al final después de un rato debatiéndome entre el si y el no, consigo controlarme y no lo compro. Lo que yo iba a hacer era comer sin hambre, consolarme comiendo. Soy consciente de que quería tapar mi pena con el bizcocho,  quería secarme las lágrimas en él.

Somos muchos los que a veces nos refugiamos en la comida cuando estamos estresados, tristes, ansiosos o aburridos. Canalizamos estas heridas emocionales comiendo. Es fácil y agradable, y por un rato nos puede ayudar a desviar la atención de lo que nos preocupa. Pero sólo por un rato, claro, y además no podemos estar comiendo sin control,  tendría consecuencias nefastas para la salud

Entender qué desencadena la conducta de comer emocionalmente puede ayudar a seguir los pasos necesarios para dejar de hacerlo. ¿Qué se esconde detrás de un atracón de comida, de no poder parar de comer? Puede ser la necesidad de afecto, de ser comprendido, reconocido, querido, valorado…Nuestro cuerpo y nuestros cerebro se pasa el tiempo haciendo reajustes,. Comemos cuando tenemos hambre y cuando recibimos el mensje de que estamos llenos, paramos de comer. Si comemos por razones diferentes a la de que nuestro cuerpo produzca un mensaje de hambriento, podríamos acabar comiendo de form compulsiva. muy importante ser consciente de lo que nos provoca esas ansias de comer. Una vez que hayamos reconocido la emoción debemos  dejarla sentir, permanecer ahí respirando, siendo consciente del momento.

Es muy interesante también que cuando comamos lo hagamos lentamente y recreándonos en los sabores, olores y texturas, incluso a cámara lenta para disfrutar más de la comida y ser realmente consciente de la cantidad que comemos.

Lo más importante es escuchar a nuestro cuerpo, y conectarlo con nuestra mente. Cuidarlo y ser conscientes de las cosas maravillosas que podemos hacer con él, como comer cuando tenemos hambre, caminar, hablar, correr, coger cosas, reconocer objetos. No valoramos lo que nuestros cuerpos pueden hacer hasta que nos lesionamos o caemos enfermos.

A veces hago esta pregunta a mis clientes en las sesiones de Coaching y más concretamente a las personas que quieren conseguir un peso saludable o dejar de fumar.¿De qué tienes hambre? ¿Realmente tienes sólo hambre de comida?

Al final conseguí no comprar ese bizcocho y por la tarde, me fui al gimnasio. Prefiero sudar las emociones que comérmelas y así lo hice.